jueves, 28 de diciembre de 2017

CRIMEN Y CASTIGO - DOSTOIEVSKI



Fiódor Mijailovich Dostoievski; Moscú, 1821 - San Petersburgo, 1881. Novelista ruso. Educado por su padre, un médico de carácter despótico y brutal, encontró protección y cariño en su madre, que murió prematuramente. Al quedar viudo, el padre se entregó al alcohol, y envió finalmente a su hijo a la Escuela de Ingenieros de San Petersburgo, lo que no impidió que el joven Dostoievski se apasionara por la literatura y empezara a desarrollar sus cualidades de escritor.

A los dieciocho años, la noticia de la muerte de su padre, torturado y asesinado por un grupo de campesinos, estuvo cerca de hacerle perder la razón. Ese acontecimiento lo marcó como una revelación, ya que sintió ese crimen como suyo, por haber llegado a desearlo inconscientemente. Al terminar sus estudios, tenía veinte años; decidió entonces permanecer en San Petersburgo, donde ganó algún dinero realizando traducciones.

La publicación, en 1846, de su novela epistolar Pobres gentes, que estaba avalada por el poeta Nekrásov y por el crítico literario Belinski, le valió una fama ruidosa y efímera, ya que sus siguientes obras, escritas entre ese mismo año y 1849, no tuvieron ninguna repercusión, de modo que su autor cayó en un olvido total.

En 1849 fue condenado a muerte por su colaboración con determinados grupos liberales y revolucionarios. Indultado momentos antes de la hora fijada para su ejecución, estuvo cuatro años en un presidio de Siberia, experiencia que relataría más adelante en Recuerdos de la casa de los muertos. Ya en libertad, fue incorporado a un regimiento de tiradores siberianos y contrajo matrimonio con una viuda con pocos recursos, Maria Dmítrievna Isáieva.

Tras largo tiempo en Tver, recibió autorización para regresar a San Petersburgo, donde no encontró a ninguno de sus antiguos amigos, ni eco alguno de su fama. La publicación de Recuerdos de la casa de los muertos (1861) le devolvió la celebridad. Para la redacción de su siguiente obra, Memorias del subsuelo (1864), también se inspiró en su experiencia siberiana. Soportó la muerte de su mujer y de su hermano como una fatalidad ineludible. En 1866 publicó El jugador, y la primera obra de la serie de grandes novelas que lo consagraron definitivamente como uno de los mayores genios de su época, Crimen y castigo.

Crimen y castigo es una novela rusa escrita por el célebre escritor Fiódor Dostoievski y publicadapor primera vez en el año 1866, como era acostumbrado en esa época, introducida en publicaciones periódicas, en una revista llamada “El mensajero ruso”. Esta novela, debido a la profundidad de sus personajes, y a su excelencia en cuanto a trama y diálogos, es considerada como una de las obras más importantes de la literatura universal, y dentro de las tres más representativas de la obra rusa, quizás junto a Dr Zhivago de Boris Pasternak y a Guerra y paz de Tolstói.

Existen algunas características particulares en esta genial obra rusa. En primer lugar, la historia se desarrolla en tercera persona, con un narrador que puede verlo todo, lo que la dota de un realismo minucioso. En segundo lugar, Fiódor Dostoievski, en el idioma original, utiliza el vocabulario como un juego en el que los nombres utilizados en personajes principales representan diversas ideas y ejes significativos. Esto evidentemente no puede ser entendido si es que se lee la novela en español.

Resumen de Crimen y Castigo.  Crimen y castigo es una obra que cuenta la vida de un personaje llamado Rodión Raskólnikov, un joven que debe dejar de estudiar debido a las críticas condiciones económicas que envuelven a su familia. El joven intenta, por todos los medios, conseguir dinero, incluso acudir a una señora muy avara, codiciosa, un diablo disfrazado de ángel, que, a cambio de unos billetes, empeña algunas de sus pertenencias. Su hermana intenta brindarle ayuda, y en la desesperación decide contraer matrimonio con un hombre muy rico, para conseguir algo de dinero. Rodión, por su parte, comienza a perder la razón y su mente se aleja del camino cuando comienza a desear la muerte de la horrenda señora que empeñó sus objetos, llamada Ivánovna. La profundidad psicológica de la obra se desencadena en cuanto a que el joven considera que una obra de mal puede llegar a estar justificada, si el fin es “humanitario”, pero la verdadera pregunta es, ¿qué pasará cuando lleve a cabo esa obra, será capaz de vivir con las consecuencias, con su conciencia torturándolo?

La presión es demasiada y el joven termina confesando su asesinato, y es condenado a trabajos forzados por mucho tiempo, donde deberá pagar por su error.

Valoración: Es una obra de extrema calidad, que ahonda en las cuestiones más profundas del ser, en la conciencia, en la reflexión, en el peso de lo que hacemos. Realiza un análisis detallado de la psiquis humana, con una descripción de lo más acertada de la preocupación de un hombre que ha cometido un crimen, y de cómo de a poco lo lleva a la locura, sin poder burlar lo que ha hecho. Tanto los diálogos, el lenguaje utilizado, la cultura aplicada a una historia, vuelven a esta novela un clásico de la literatura universal, uno de los mejores libros que se hayan realizado.


Fuentes: La pluma y el Libro - Biografías y Vidas.

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.